Serie Conmemorativa: El 50-50 y los retos que enfrenta la mujer dominicana

Escrito por 

En conmemoración del Día Internacional de la Mujer, COLADIC-RD publica las reflexiones de varias mujeres lideresas de nuestro país en torno al tema de Naciones Unidas este año, "Por un planeta 50-50". En esta serie también se exponen sus opiniones sobre los desafíos de la mujer dominicana desde sus experiencias personales y profesionales.

 

I

 

Fabiola Medina Garnes. Socia fundadora de Medina Garrigó Abogados. Posee una amplia experiencia en la práctica de la profesión en el sector público y en el sector privado. Fue Asistente Principal del Consultor Jurídico del Presidente de la República (1982-1985). En 1992 inició su carrera corporativa en Verizon Dominicana (hoy CLARO), la principal compañía de telecomunicaciones en la República Dominicana, llegando a ser la Vicepresidenta Legal y Regulatoria de Verizon Dominicana (1996-2004); y la Secretaria del Consejo de Directores de Verizon Dominicana (1996-2004). Asimismo, fue miembro de la Corte Internacional de Arbitraje (ICC) (2005-2012) y es reconocida por su gran liderazgo en el campo del arbitraje en la República Dominicana. También presidió el Centro de Resolución Alternativa de Controversias de Santo Domingo (CRC) de la Cámara de Comercio y Producción de Santo Domingo y es la Segunda Vice-Presidente de la Junta Directiva de dicha Cámara de Comercio. 

 

Fabiola Medina

  

 

       1. ¿Cuál es su opinión de la política 50-50 que promueven las Naciones Unidas?

Creo que este Programa apunta en la dirección correcta. Sin embargo, coincido con la Directora Ejecutiva de ONU-Mujeres Phumzile Mlambo-Ngcuka, en el sentido de no tenemos que esperar al año 2030 para lograrlo y que los líderes mundiales han fallado en la implementación ágil de los objetivos asumidos en la Plataforma de Acción de Beijing. Al ritmo que vamos, tomará unos 80 años lograr la necesaria paridad de género.  Esto es inaceptable e incomprensible. La igualdad de las mujeres no es solo un asunto de principios, de derechos humanos, de hacer lo correcto. Es también una ventaja práctica, es un impulso a la economía, es evitar la torpeza de no aprovechar todo el potencial que ofrece el sacar el 50% de la población de una situación de discriminación, maltrato o esclavitud. 

 

Para nuestro país es particularmente importante, dado el porcentaje de mujeres proveedoras o parte de la población económicamente activa. Igualmente, solo un liderazgo verdaderamente enfocado a la paridad, sin campañas demagógicas que no conducen a resultados concretos, podrá disminuir de manera significativa el gravísimo problema de la violencia contra la mujer en la República Dominicana. No estamos pidiendo cuotas antidemocráticas, sino leyes dirigidas a lograr la paridad y, sobre todo, la voluntad de los hombres que están obligados a ponerlas en ejecución.

 

2. ¿Cuál ha sido su experiencia como mujer líder en su área?

Entiendo que para la mujer todo requiere un triple esfuerzo, en el área profesional. He vivido por ejemplo la experiencia de tener excelentes evaluaciones de desempeño por parte de mis superiores y ser sin embargo la peor pagada entre mis compañeros.  Fui la primera mujer Vicepresidenta de una importante compañía y mantuve la mejor de las relaciones con mis compañeros hombres, con el mayor de los respetos a mi criterio, análisis y recomendaciones. Sin embargo, la compensación no era proporcional a ese hecho cierto. 

 

Por otro lado, he vivido situaciones en las cuales socios con los cuales he trabajado entienden que la mujer no tiene que hacer mucho dinero porque total, es solo para terminar malgastándolo. La distribución de beneficios es algo que no debe interesarles, porque los hombres son los que proveen. Habiendo dicho eso, he disfrutado enormemente cada fase de mi vida como mujer, personal y profesional. Soy una litigante por vocación y amo mi trabajo, pese a que tengo que tolerar que lo que en el hombre se considera carácter, en la mujer se vea como agresividad: el hombre es fuerte, la mujer es una bruja;  el hombre es decidido y se expresa con convicción, la mujer es una histérica. Como nota jocosa agrego que me ha tocado soportar, al postular junto a hombres de mi edad, que a la única que le digan vieja es a mí ¡Hasta ese punto llega la discriminación! Afortunadamente, los logros no creen en estereotipos.

 

3. ¿Qué desafíos enfrenta la mujer dominicana en la actualidad?

En nuestro país, una tarea pendiente es convencer a los hombres, principalmente a aquellos líderes que solo nos utilizan como punto de apoyo de sus propios intereses, de que la paridad es una necesidad y una ventaja, en todos los órdenes. No vamos a terminar con la violencia de género a través de campañas insulsas ni trucos estadísticos, sino con políticas públicas realmente creíbles y verdaderamente respetadas, incluyendo principalmente las atinentes a una verdadera educación para el cambio, que convenza a hombres y mujeres. No vamos a alcanzar la paridad mientras la disparidad no tenga consecuencias reales.

 

Asimismo, hay que decir que en nuestro país y en todo el Caribe, las mujeres no solo acceden a estudios superiores en mayor cantidad que los hombres, sino que logran índices académicos superiores. Esta realidad, sin embargo, no se concreta en mejores oportunidades de trabajo o una adecuada remuneración. Existe aún una gran discriminación de género que provoca que las mujeres se presuman las únicas obligadas a responsabilizarse de las tareas del hogar, de la crianza de los hijos y se les reduzca la participación en el diseño de políticas sociales y económicas.