Serie Conmemorativa: Por un planeta 50-50

Escrito por 

 

En conmemoración del Día Internacional de la Mujer, COLADIC-RD publica las reflexiones de varias mujeres lideresas de nuestro país en torno al tema de Naciones Unidas de este año, "Por un planeta 50-50". En esta serie también se exponen sus opiniones sobre los desafíos de la mujer dominicana desde sus experiencias personales y profesionales.

                                                                                       V

Dra. Cristina Aguiar. Fundadora y ex directora del hoy Instituto de Educación Superior en Formación Diplomática y Consular “Dr. Eduardo Latorre Rodríguez”. Primera y única jefa de la misión dominicana ante Naciones Unidas. Promotora del Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer en el marco de su mandato como embajadora ante las Naciones Unidas. Entre sus condecoraciones están la alta distinción de la Orden Nacional de la Legión de Honor por su labor como profesora universitaria en Paris y el Profesorado Honoris Causa en la Universidad de APEC.

  image1 

 Es para mí una gran satisfacción y alegría ver que al fin Naciones Unidas, organización ante la cual serví en calidad de Embajador Representante Permanente por nuestro país, la República Dominicana, ha dimensionado a nivel universal el tema del principio de paridad.

Esa ha sido una agenda verdaderamente postergada porque no podemos hablar de justicia para la mujer sin considerar la paridad. Francia así lo entendió y fue el primer país en inscribirlo en su Constitución.

Desde este rango, el más alto en la pirámide de la jerarquía de normas, y de contrato social, que vincula a todos los ciudadanos y a los poderes públicos que ellos mismos se dan para armonizar la vida en colectividad, se construye la voluntad política necesaria para imponer el principio de 50-50.

En mi experiencia en el campo de las relaciones internacionales y la vida pública he podido apreciar las resistencias a una gestión compartida de todos los asuntos de la vida pública y privada. Comenzó tímidamente al derribar un bastión del patriarcado como lo era la patria potestad e introducir en el derecho de la familia la dirección conjunta de la familia.

Y aunque actualmente existen textos que avalan el principio de paridad en nuestro ordenamiento, la práctica, sobre todo en el ámbito político, no deja espacio para el poder compartido. Prueba de ello es que solo hay tres mujeres ministros aunque tengamos una vicepresidenta y una presidenta del Senado.

Cuando tengamos una mujer Procurador General, Ministro de Hacienda, Gobernadora del Banco Central o Ministro de Economía y Planificación, entonces quizás habrá esperanzas para la paridad en nuestros medios.

No sería más que justicia ya que asistimos a la feminización creciente de todos los sectores socio-profesionales, y esto no se compadece con la subrepresentacion en los ámbitos de ejercicio del poder, ya se trate de estamentos gubernamentales o empresas o de los partidos políticos.

Por consiguiente, enhorabuena a la iniciativa de Naciones Unidas y seamos todos agentes multiplicadores para que un Planeta 50-50, sea una realidad lo antes posible.

Felicidades a todas las mujeres que por su esfuerzo, tesón, y esmero llevan sobre sus hombros a la otra mitad de la humanidad.